Federico Rojas

Federico Rojas

Tuve la oportunidad de vivenciar 3 sesiones de Sanación Reconectiva, aquello que ocurrió mientras cerré los ojos fue una experiencia sensorial y espiritual de insospechadas proporciones, terminó de un tajo con algunos prejuicios de la razón y de los convencionales métodos de comprensión. Sentí que mi cuerpo y quizá eso que llamamos alma, eran entidades independientes que se movían sin mi consentimiento, pero de una mejor manera.

Entendimiento, así defino lo que ha venido pasando, empecé a ocupar el lugar que me corresponde en cada situación y la vida retomó su cauce, recuperé mi identidad, volví a mi. Parece que el universo también advirtió mi regreso y desde entonces nos comunicamos perfectamente.

Recomiendo la Sanación Reconectiva porque estos tiempos que corren vienen acompañados de muchos distractores que nos extravían en la ruta hacia lo esencial. Lo maravilloso es que esa brújula la tenemos incorporada, no hay que buscarla en ningún otro lado.

Para fializar, Debo decir que comenzó siendo una excusa para volver a ver a una vieja amiga y se convirtió en bienestar y salud, toda mi gratitud por lo que recibí con tu ayuda.